Afro Útero

Danzas Afrocolombianas con los arquetipos menstruales

Afro Útero
Danzamos cuatro ritmos afroancestrales de Colombia para reconocer cuatro arquetipos menstruales femeninos, así: Danza del bullerengue con el arquetipo de La Bruja; Danza de la Cumbia con el arquetipo de la Artemisa, Danza del mapalé con el arquetipo de la Madre y danza del Currulao con el arquetipo de la Hechicera. Es una rueda de danzas y energías femeninas que reconocen la analogía del ciclo menstrual y el ciclo de la luna (ambos de 28 días) como expresión creativa del espíritu femenino.
Afro Útero
Emulando el mismo ciclo al que representamos, bailamos de manera circular. Trabajamos profundamente la cadera, tanto para el bullerengue como para la cumbia. La primera danza -como corresponde al saber popular de las comunidades que las practican en el departamento de Bolivar y el Urabá Antioqueño- trabajan con la cadencia circular de las caderas, y los gestos de las manos que por momentos se abren para otros y por momentos se cierran para sí mismas, para el disfrute del propio cuerpo, masajeando suavemente las caderas, el vientre y los senos. La danza en sí misma ya es una iluminación de este arquetipo de la bruja. Mi trabajo como guía, está en la muestra técnica de los pasos y la procura de la entrega de las danzarinas al disfrute de la danza, a la identificación del arquetipo de la bruja a través del reconocimiento del útero como lugar sagrado que alberga la vida, el fuego sagrado y la sabiduría ancestral femenina, guiando a las mujeres en un viaje interior de movimiento con los ojos cerrados.

Siguiendo el ciclo, La cumbia exalta la imagen femenina hacia afuera. Si bien tiene el trabajo de las caderas cadenciosas, cuenta con un trabajo de proyección del pecho, la cara y los brazos, haciendo a la mujer notable, altiva, orgullosa de sí, ¡capaz! Es la Artemisa! Una mujer que se ocupa solo de sí misma y de sus proyectos. Enérgica, decidida, concentrada, logra visualizar sus metas y dar lo mejor de sí. Es un trabajo consciente de apertura del chacra del corazón, expansión hacia afuera y fusión con la energía que venimos elevando del útero.

Avanzamos hacia La madre quien danza al son del mapalé, que es una danza explosiva y potente. Ha sido asociada con expresiones sexuales, pero esto es poco para todo lo que puede manifestar el mapalé: es la vida misma, es una explosión energética de capacidades, y nosotras solemos vibrarla con esa expansión de la energía de la madre, que es aquella capacitada para hacerlo todo. Con la ovulación de fondo, es una seductora del amor. El mapalé es la culminación de la energía creciente, que viene reconociendo sus propios dones y sentires, desde el fondo de su útero y en esta fase explota, descubre que puede nutrir, sostener, crear.

Finalmente, luego de haber vivido toda la fase creciente y su culminación en luna llena, llegamos a la energía menguante, que se danza con el currulao, una danza pacificadora y dulcificadora, que nos transporta al poder de limpieza del mar y a la belleza y calma de la brisa que allí sopla. En esta danza, conectamos con una hechicera capaz de agradecer su ciclo. Le damos Luz a nuestra hechicera y ella en respuesta, enciende nuestras lámparas para llevarnos nuevamente a transitar las profundidades de nuestro útero y sus dones con el bullerengue, con la Bruja.

Fecha de Inicio

Martes 8 de mayo de 2018

Arancel

Público general: $600
Alumnos de Formación Docente:$200
Alumnos UNA: $350

Lugar de cursada

Bolívar 1674. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Horario de cursada

Martes de 18 a 20 hs.

Periodo de inscripción

Información para la inscripción:
Estudiantes regulares de Formación Docente UNA, egresados de Formación Docente UNA, estudiantes de la UNA, deberán presentar la constancia correspondiente para obtener el descuento del curso, seminario, workshop, etc.

Formulario de inscripción

Duración

4 encuentros. Mensual

Destinatarios

Mujeres de Formación Docente, mujeres de la UNA y abierto a las mujeres de la comunidad.

Requisitos

Este taller está destinado solo a mujeres y es necesario que ellas tengan una disponibilidad para explorar el espíritu femenino, reconocer el cuerpo y sus órganos como expresiones creativas y gustar de los tambores y ritmos afrocolombianos.

Objetivos

- Despertar el espíritu de la mujer cíclica en la vida de las danzarinas a través de la danza y correspondencia de cuatro ritmos ancestrales de la cultura Africana de Colombia, con los cuatro arquetipos del ciclo menstrual.
- Reconocer cuatro danzas tradicionales del folklore colombiano con sus ritmos y sonidos ancestrales, a través del cuerpo y el espíritu, relacionando sus formas técnicas de danzar con imágenes físicas del cuerpo humano, los cuatro elementos de la tierra y la luna.
- Conocer la energía sagrada femenina que albergan los arquetipos menstruales en combinación con las fases lunares a través de las danzas afrocolombianas.

Programa

AfroÚtero Otoño: La intuición es el camino.
Para estas fechas la tierra se estará preparando para recibir el invierno. Nosotras ya hemos estado percibiendo el cambio en nuestros cuerpos y espíritus. Ligadas a los cambios de la naturaleza, de la gran madre, danzaremos los cuatro arquetipos para honrar la energía del otoño-invierno. Venimos del verano, de estar afuera, y en estos tiempos estaremos yendo hacia adentro. Qué nos pasa en ese transitar?

Martes 8 de mayo, La hechicera danza Currulao:
Conocemos la rueda del ciclo de la Luna y nos abrimos a continuar su tránsito con nuestra propia ciclicidad. El currulao es el ritmo que nos guía hacia el interior, recordando las aguas del mar, la profundidad de nuestras emociones y su fuerza inconsciente. La hechicera, la observadora, la chamana, nos guía con un saber especial a través del cual realizaremos este primer viaje de danzar los 4 arquetipos menstruales con la energía del otoño.

Martes 15 de mayo. La bruja danza bullerengue:
Vamos hasta nuestro útero con los cadenciosos movimienos circulares de cadera del bullerengue. El objetivo es movernos para generar limipieza curadora, una limpieza que se profundiza en el invierno. Durante el encuentro buceamos nuestras profundidades con la conciencia de limpiar y liberar. Estamos transitando el otoño, empezamos a sentir el propio espacio interior y exterior, la soledad y la calma. Tomaremos nota de nuestros propios sentires y relaciones con esta época del año, procurando identificar las sensaciones y emociones que nuestro vientre esconde para comprender y saber qué invierno se acerca, qué invierno me quiero dar. Trabajamos el poder del auto cuidado y la observación como base de nuestra propia limpieza y depuración.

Martes 22 de mayo. La artemisa danza la cumbia:
Llenamos nuestro interior de la sustancia de amor y placer que viene de nuestro corazón. La cumbia ancestral colombiana, meciendo sus caderas y abriendo el pecho, busca despertar esa sustancia interior a través del disfrute del propio cuerpo y la alegría de danzar. Es en el corazón donde yacen los dones únicos que nos hacen especiales y unido al útero, abrimos las posibilidades plenas de creación de nuestros destinos. Sabemos cuánto hemos puesto en tantos proyectos realizados, sabemos que algunos quedaron inconclusos y otros están materializados. Con alegría asumimos el reto de permitir que se desprendan las cosas viejas y muertas mientras danzamos; con alegría liberamos las cargas de nuestro vientre y corazón.

Martes 29 de mayo. La madre danza mapalé:
Llenas de luz y poder, proyectamos nuestra energía danzando mapalé, la danza más potente de todas las transitadas: La luna llena explota de energía. Comprendemos que la muerte no es horror ni la oscuridad ceguera, nos abrimos al cambio que ha de llegar con la limpieza realizada. Nos abrimos a la plena expresión de la intuición como guía de nuestros caminos: nos declaramos hechiceras, autoobservadoras, y decretadoras de nuestros procesos.

Datos de contacto

Secretaría de Extensión en Formación Docente
formaciondocente.extension@una.edu.ar
  • Echeverri, Lorena

    Comunicadora y Relacionista Corporativa de la Universidad de Medellín. (2000) Aspirante a Magister en Antropología Social (2006-2008) Tesis en elaboración acerca de los círculos de mujeres de Luna. Directora: Silvia Elizalde. Practicante de danza folclórica colombiana desde el año 1994. Ha integrado grupos como el de la Casa de la Cultura AfroColombiana de Bogotá bajo la dirección de Esperanza Bioho....

    Seguir leyendo

Cerrar Esta web inserta cookies propias para facilitar tu navegación y de terceros derivadas de su uso en nuestra web, de medios sociales, así como para mejorar la usabilidad y temática de la misma con Google Analytics.
Los datos personales NO son consultados. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.